facebook
{"linkback":"https:\/\/www.parquedelrecuerdo.org\/#novedades","titleLinkBack":"Regresar a novedades","image":"https:\/\/www.parquedelrecuerdo.org\/upload\/elduelo\/duracion-portada.jpg","titleimg":"Duraci\u00f3n del Duelo","title":"Duraci\u00f3n del Duelo","subtitle":""}

El proceso de duelo es un camino largo, difícil, lleno de altibajos. Quienes niegan la realidad, se autoimponen actitudes de falsa fortaleza retrasan el inicio de su duelo, lo alargan (cronifican) o pueden complicarlo.

 

La duración del duelo es única, como único es el duelo. Se puede hablar de 6 meses, 1 año, 2 años, pero lo que realmente importará es un progreso constante aunque sea lento.

 

El desarrollo del proceso de duelo dependerá de varios factores: el tipo de vínculo que tuvieron, la edad del fallecido y del doliente, las circunstancias de la muerte, las fuentes de apoyo con que cuente el deudo, así como su personalidad y de qué manera suele afrontar las crisis que vive.

 

Sabemos que el duelo no es una enfermedad; sin embargo, no afrontarlo adecuadamente podría resultar en un duelo complicado, así como en la presencia de problemas de salud que necesiten de asistencia médica, tanto a nivel físico como también mental, especialmente si el deudo ha presentado antes trastornos emocionales severos o tiende a ellos.  Si en lugar de lograr mejoras progresivas su malestar físico y emocional se acentúa acérquese a un servicio de salud.

 

¿Cómo darse cuenta si el duelo ha sido superado? Cuando es capaz de recordar a la persona ausente sin un dolor tan intenso e incluso puede sonreír al hacerlo. Cuando es capaz de elaborar proyectos de vida y llevarlos a cabo. Cuando todo ese amor y energía que dirigía a su ser querido puede ahora direccionarlo hacia sí mismo y hacia los demás, dándose la oportunidad de seguir amando.

 

No se sorprenda, ni piense que ha retrocedido, si luego de superar su duelo, y pasado un buen tiempo, algún suceso de su vida le recuerda a su ser amado y una gran tristeza lo invade.  Superar el duelo no es sinónimo de olvidar y en muchas ocasiones deseará compartir parte de su vida con él o ella, pues sigue formando parte de sí.